Indio bruto me oí llamar por esto, y es verdad que lo soy, mas no por esto.
Arrodillado lo pinté. Las gotas en mi frente punzaban como las espinas que pintaba en la Suya. Sí, de rodillas lo pinté.
De rodillas pinté también a otro. Mis lágrimas corrían hasta el suelo pensando en él.
Indio bruto me oí llamar por esto, y es verdad que lo soy, mas no por esto.
No por pintar llorando, arrodillado, a Judas.

Anuncios